La Isla

Martín García es una isla histórica del Río de la Plata perteneciente a la República Argentina. En la década de 1980 se fusionó con la isla aluvional Timoteo Domínguez de Uruguay pasando a conformar una isla de basamento rocoso con fronteras internacionales internas.

En 1516, el explorador Juan Díaz de Solís navegó por primera vez las aguas del Río de la Plata en busca de nuevos horizontes. Durante el viaje, el despensero de la expedición murió y Solís decidió buscar un lugar para darle cristiana sepultura y bautizó a la isla con el nombre de ese tripulante: Martín García.

Fue el lugar al que iban a parar los presos más peligrosos de la ciudad de Buenos Aires y de Montevideo. Luego adquiriría peso en la historia socio política argentina: fue uno de los sitios elegidos para mantener incomunicados a líderes políticos.

Algunos atractivos turísticos son la cárcel, de la cual sólo quedan escombros, pero aún así conserva su encanto. El teatro, que fue construido en el siglo XIX e inaugurado 1910, su fachada tiene una fuerte impronta modernista que remite al art nouveau. El museo, refaccionado y reciclado en 1995, que funcionó como el almacén de ramos generales y muchos espacios por descubrir. Además de una prominente reserva natural rica en flora y fauna autóctonas.